Vox Populi

 

Se acaba de publicar un nuevo libro en EE.UU. se titula ¿Quién habla por el Islam? Lo que Mil Millones de Musulmanes piensan de verdad (Nueva York, NY: Gallup Press, 2008). Los autores John L. Esposito y Dalia Mogahed son muy respetados tanto en EE.UU. como en el mundo musulmán. El libro recoge la opinión de la mayoría silenciosa dentro del Islam. Es el resultado de un inmenso estudio de investigación llevado a cabo por Gallup World Poll durante varios años. Gallup realizó decenas de miles de entrevistas a residentes de más de 35 naciones que son mayoritariamente musulmanas o que tienen una importante población musulmana. 

El libro trata varios temas, tales como: ¿Quiénes son musulmanes? ¿Qué le convierte a uno en Radical? ¿Democracia o Teocracia? ¿Qué Quieren las Mujeres? ¿Enfrentamiento o Coexistencia? 

Estos son algunos de los resultados de esta completísima encuesta. 

Los muchos idiomas, costumbres y etnias del mundo musulmán ilustran su inmensa diversidad. Hay 57 países en todo el mundo que son mayoritariamente musulmanes o que tienen minorías musulmanas significativas (los árabes representan solamente un 20% más o menos de la población global musulmana). 

Su fe y la familia son los valores básicos en las vidas de los musulmanes, y las ven como los activos más grandes de sus sociedades. 

Los musulmanes, al igual que los cristianos y los judíos, creen en el Dios de Abraham, y reconocen a profetas bíblicos como Abraham, Moisés o Jesús. 

Jihad tiene muchas acepciones. Es una “lucha por Dios”, que incluye una lucha del alma además de la espada. La ética islámica de la guerra prohíbe atacar a civiles. 

En cuanto a su percepción de la democracia, muchos musulmanes valoran varios principios democráticos. No ven ninguna contradicción entre los valores democráticos y los principios religiosos. En general, los musulmanes no quieren ni una teocracia ni una democracia laica, sino optarían por un tercer modelo en el que los principios religiosos y los valores democráticos pudiesen coexistir. Tanto hombres como mujeres son partidarios del papel de Shari’a como fuente de la legislación, y al mismo tiempo, la mayoría no quiere que los líderes religiosos controlen directamente el proceso legislativo. 

¿Cómo opinan los hombres musulmanes en cuanto a los derechos de la mujer? Según los dos autores, basándose en la encuesta Gallup, la mayoría de los hombres cree que las mujeres deberían tener derechos. En Arabia Saudita, la mayoría masculina (un 58%) dice creer que la mujer debería votar, un “apoyo sorprendentemente alto de un acto ilegal”.  En Irán, percibida como una sociedad represora con la mujer, la diferencia de opinión entre géneros es insignificante. Un 87% de los hombres y un 91% de las mujeres creen que las mujeres en Irán deberían poder votar. 

Cuando la prensa occidental forzaba una respuesta en este sentido, algunas mujeres sauditas confesaban que les gustaría poder conducir y votar, pero insistieron en que los cambios vendrían a la velocidad y manera que marcaba el país. 

Otro resultado importante en el capítulo de la mujer, resulta ser la actitud y reacción a los movimientos feministas occidentales. Con frecuencia se mira con recelo a la abogacía occidental que se ocupa de los asuntos de la mujer porque, en el pasado, el feminismo fue empleado para justificar al colonialismo. 

Dramatizando este argumento, Esposito y Mogahed citan a la Profesora Azizah al-Hibri, una catedrática libano-americana de Derecho en la Universidad de Richmond y fundadora de KARAMAH, una organización en pro de los derechos de la mujer: 

“En Copenhague, a las mujeres del Tercer Mundo les dijeron que sus máximas prioridades tenían que ver con el velo y la ablación (la mutilación genital femenina). En El Cairo, les dijeron que sus máximas prioridades eran la anticoncepción y el aborto. En ambos casos, las mujeres del Tercer Mundo lamentaron no estar de acuerdo. Anunciaron repetidas veces que sus prioridades máximas eran la paz y el desarrollo. Remarcaron que no podrían prestar mucha atención a estos otros asuntos cuando sus hijos se estaban muriendo de sed, inanición o la guerra.” 

Este libro es bienvenido, una aportación muy importante y fresca en el ambiente turbio que existe entre Occidente y el Islam. Marca una nueva página en la lucha contra “el choque del desconocimiento” que imbuye tanto el mundo musulmán como el occidental.

 Si os interesan los resultados de la Encuesta Mundial de Gallup, os recomiendo esta página:

 http://www.muslimwestfacts.com/

 

VOX POPULI

 

A new book has just been published in the USA. The book is entitled Who Speaks for Islam? : What a Billion Muslims Really Think (New York, NY: Gallup Press, 2008 ).  The authors John L. Esposito and Dalia Mogahed are highly respected in the USA and the Muslim world. The book is based on the opinion of the silent majority within Islam. It is the product of the Gallup World’s Poll’s massive, multiyear research study. Gallup conducted tens of thousands of interviews with residents of more than 35 nations that are predominantly Muslim or have significant Muslim population. 

The book covers several themes such as Who Are Muslims? What Makes a Radical? Democracy or Theocracy? What do Women Want? Clash or Coexistence?  

Here are some of the results of this comprehensive poll. 

The many languages, customs, and ethnicities of the Muslim world illustrate its vast diversity. There are 57 countries around the world that are majority Muslim or have significant Muslim minorities-Arabs make up only roughly 20% of the global Muslim population. 

Faith and family are core values in Muslims’ lives, and Muslims regard them as their societies’ greatest assets. 

Muslims, like Christians and Jews, believe in the God of Abraham and recognize biblical prophets such as Abraham, Moses, and Jesus. 

Jihad  has many meanings. It is a “struggle for God,” which includes a struggle of the soul as well as the sword. Islamic war ethics prohibits attacking civilians. 

As to their perception of democracy, many Muslims value a number of democratic principles. They see no contradiction between democratic values and religious principles. Overall, Muslims want neither a theocracy nor a secular democracy and would opt for a third model in which religious principles and democratic values coexist. Men and women support a role for Shari’a as a source of legislation, and at the same time, most do not want religious leaders directly in charge of drafting legislation. 

How do Muslim men feel about women’s rights? According to the two authors and based on the Gallup survey, most men believe that women should have rights. In Saudi Arabia, the majority of men (58%) say they believe women should vote, a “startingly high endorsement of an illegal act.” In Iran, believed to be a repressive society towards women, the gender gap is insignificant. 87% of men and 91% of women believe that women in Iran should be allowed to vote. 

When pressed by western reporters, some women conceded that they would like to drive and vote but insisted that change would come at Saudi Arabia’s (where women are forbidden to drive) pace and choosing. 

Another important result in the chapter on women’s issue is the attitude and reaction to Western feminist movements. Western advocacy of women’s issues is often eyed suspiciously because feminism was used historically to justify colonialism. 

To dramatize this point Esposito and Mogahed quote Professor Azizah al-Hibri, a Lebanese-American law professor at the University of Richmond and founder of KARAMAH, an organization dedicated to defending women’s human rights: 

In Copenhagen, Third world women were told that their highest priorities related to the veil and clitoridectomy (female genital mutilation). In Cairo, they were told that their highest priorities related to contraception and abortion. In both cases, Third World women begged to differ. They repeatedly announced that their highest priorities were peace and development. They noted that they could not very well worry about other matters when their children were dying from thirst, hunger or war.” 

This book is a welcome, highly important and fresh contribution in the clouded atmosphere that exists between the West and Islam. It is a milestone in the fight against the “clash of ignorance” pervasive in both the Muslim and Western worlds. 

Those interested in the findings of the Gallup World Poll are invited to consult this website: 

http://www.muslimwestfacts.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Arabia Saudi, Democracia em el mundo arabe, Iran, Islam, Mujeres arabes, Oriente Medio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s