¿Arde Beirut? / Is Beirut Burning?

 En el momento de escribir este blog la situación en Líbano es la siguiente: en su declaración más reciente, Sayyid Hasan Hasrallah, secretario general de Hizbulá, acusó al gobierno libanés de librar una guerra contra su organización. Ofreció dos soluciones posibles para poner fin a la escalada de tensión en Líbano. La primera implica que el gobierno de Saniora tendrá que revocar su decisión de desmantelar la red ilegal de comunicación de Hizbulá, y la segunda, que conlleva la reanudación del diálogo entre la mayoría y la oposición en Líbano.

 La respuesta de Saad al Hariri, hijo del asesinado primer ministro Rafiq al Hariri y jefe de la coalición de la mayoría, fue la petición de un papel destacado para las Fuerzas Armadas Libanesas, la retirada de toda presencia armada de las calles, la elección del actual comandante del ejército (General Michel Suleiman) como presidente, y una vuelta al diálogo. La mayoría en Líbano acusa a Hizbulá de preparar la derrota política y militar del gobierno actual libanés. 

Estas declaraciones ponen de manifiesto cuan polarizada se encuentra la situación política interna en el país. Pero, a lo largo de su historia contemporánea, Líbano siempre ha sido el escenario de guerra preferido para llevar a cabo los enfrentamientos regionales y globales. 

A nivel regional, nos encontramos con el intento irano-sirio de desbaratar lo que le queda del intento por poner una solución, inspirada por EE.UU., a la situación en Irak, Palestina y Líbano. En Irak, Irán apoya y arma a las fuerzas antiamericanas empeñadas en desestabilizar el esqueleto del gobierno de Bagdad. En Palestina, a pesar del próximo viaje del Presidente Bush a la zona, el proceso de paz entre israelíes y palestinos se encuentra en un punto muerto; a eso hay que sumar el creciente escándalo sobre los negocios financieros que rodea al primer ministro israelí Ehud Olmert.

 A nivel internacional, el Consejo de Seguridad de la ONU, en la reunión mantenida hoy para debatir la Resolución 1559, la que pide la retirada de las tropas sirias de Líbano y el desarme de Hizbulá, expresó su preocupación por la situación actual en el país y reiteró “su apoyo a las instituciones legítimas en el país, pidiendo cautela a todas las partes.”

 La reunión del Consejo de Seguridad de la ONU ha tenido lugar en el contexto de tres nuevos hechos:

  •  La actual escalada de los enfrentamientos en Beirut y otras regiones de Líbano, lo que ha sorprendido a la comunidad internacional.

 

  • En su informe sobre la implantación de la Resolución 1559 de la ONU, Terje Rod-Larsen, representante especial de la ONU para la implantación de dicha resolución, incluyó un memorando del gobierno libanés aportando detalles sobre el alcance de la red de comunicación de Hizbulá.

 

  • Un ataque verbal y críticas dirigidas a Hizbulá, así como a sus aliados iraníes y sirios. En su discurso, el embajador de EE.UU., Zalmay Khalilzad, apuntó que Líbano se encontraba al borde de una guerra civil, que Hizbulá había creado un estado dentro de un estado en Líbano, y que la negativa de Siria de aceptar una definición final de sus fronteras con Líbano son factores que representan una amenaza muy grande para la seguridad internacional. El diplomático estadounidense no excluyó la posibilidad de más sanciones contra Siria e Hizbulá.

 Todo esto acontece mientras la lucha constante por influencia en Oriente Medio sigue. ¿Quién cederá primero, el gobierno en Líbano apoyado por EE.UU. y la UE, o Hizbulá, el instrumento conflictivo preferido por Irán y Siria? Y mientras tanto, Beirut arde.

http://daccessdds.un.org/doc/UNDOC/GEN/N04/498/92/PDF/N0449892.pdf?OpenElement

 

IS BEIRUT BURNING?

  

As of this writing this is how the situation looks like in Lebanon. In his latest statement, Sayyid Hasan Nasrallah, Hezbollah’s Secretary General, accused the Lebanese government of waging a war against his organization. He offered two possible solutions to stop the escalation in Lebanon. First, the Saniora-led government will have to rescind its decision to dismantle Hezbollah’s illegal communication network and two a return to dialogue between the majority and the opposition in Lebanon.

 In his reply, Saad al Hariri, son of the assassinated late Prime Minister Rafiq al Hariri and head of the majority coalition, called for a major role for the Lebanese Armed Forces, withdrawal of all armed presence from the streets, the election of current army commander General Michel Suleiman as president, and a return to dialogue. The majority in Lebanon accuses Hezbollah of scheming a political and military overthrow of the current Lebanese government. 

These statements represent the polarized internal political situation in Lebanon. But, throughout its contemporary history, Lebanon has always been a favourite open theatre for regional and global confrontation. 

Regionally, we have the Iranian-Syrian attempt to derail whatever is left of a US-inspired solution to the situation in Iraq, Palestine and Lebanon. In Iraq, Iran is supporting and arming anti-US forces that are bent on destabilizing the rump government in Baghdad. In Palestine, despite the forthcoming trip of President Bush to the region, the peace process between Israelis and Palestinians is deadlocked; add to that the mounting financial deals scandal facing Israeli Prime Minister Ehud Olmert.

At the international level in its meeting yesterday to discuss UN Resolution 1559, which calls for Syrian troops’ withdrawal from Lebanon and the disarmament of Hezbollah, the UN Security Council expressed its concern for the current situation in the country and reiterated “its support for the legitimate institutions in the country calling on all parties to use restraint.”

 The UN Security Council meeting took place amidst three developments:

 

  • The current escalation in fighting in Beirut and other regions of Lebanon which has surprised the international community.
  • In his report on the implementation of UN Resolution 1559 Terje Rod- Larsen, UN Special Representative for the implementation of said resolution, included a Lebanese government memorandum detailing the extent of Hezbollah’s communication network in the country.
  • A verbal attack and criticism directed at Hezbollah and its Iranian and Syrian allies. In his speech US Ambassador Zalmay Khalilzad stated that Lebanon was on the brink of civil war, that Hezbollah had created a state within a state in Lebanon, and that Syria’s refusal to accept a finalized drawing of its borders and Lebanon’s are a major threat to international security. The US diplomat did not exclude the possibility of further sanctions against Syria and Hezbollah.

 This is all happening while the constant struggle for influence in the Middle East is still ongoing. Who will blink first? The US-EU supported government in Lebanon? Or Hezbollah, Iran and Syria’s favourite disruptive instrument? In the meantime Beirut is burning.

http://daccessdds.un.org/doc/UNDOC/GEN/N04/498/92/PDF/N0449892.pdf?OpenElement

 

 

 

 

 

1 comentario

Archivado bajo EEUU, Ehud Olmert, Hezbollah, Iran, Iraq, Líbano, Oriente Medio, Siria, Terje Rod-Larsen, Zalmay Khalilzad

Una respuesta a “¿Arde Beirut? / Is Beirut Burning?

  1. EH6EYl Excellent article, I will take note. Many thanks for the story!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s