¿Gana Libano? / Lebanon Wins?

El Acuerdo de Doha sobre Líbano es de alguna manera una victoria a corto plazo para el pueblo libanés. Los líderes qataríes manejaron con destreza sus relaciones regionales y mundiales para conseguir dicho acuerdo. Desde luego, Qatar ha llenado un vacío dejado por la ausencia de la administración Bush, que se limitó a realizar declaraciones pidiendo calma en Líbano. En cuanto a la UE, especialmente Francia, Italia y España, preocupados por sus tropas desplegadas dentro de FINUL, han decidido mantener un perfil bajo.

A lo largo de su historia reciente, cada vez que el equilibrio de poder ha cambiado, las distintas sectas de Líbano han acudido a las armas. El máximo ejemplo de esto se dio con la guerra civil de 1975 a 1989. Durante los varios intentos de acuerdo previos (el congreso de reconciliación de 1983 en Ginebra-Lausana y el acuerdo de Taif en 1989), los principales problemas libaneses no cambiaron: el reparto de poder, las reformas constitucionales, políticas y socio-económicas, el fortalecimiento de la autoridad central y la soberanía estatal, el papel regional de Líbano y sus relaciones con Siria, Irán y el conflicto árabe-israelí-palestino.

Estos son los puntos clave del Acuerdo de Doha:

  1. El parlamento libanés será convocado para elegir al comandante en jefe del ejército libanés, General Michel Suleiman, presidente de Líbano. Tendrá lugar este domingo. Es irónico que se trata del tercer jefe de estado que proviene del ejército. Suleiman sucede al General Fuad Shehab y al General Emile Lahoud. El ejército es la última institución cohesiva en Líbano.
  2. Se formará un gobierno de unidad nacional con 30 miembros, incluyendo la coalición mayoritaria y la oposición. Aquí Hizbulá y sus aliados se han marcado un tanto, ya que han conseguido el poder de veto sobre las decisiones importantes gubernamentales.
  3. Derogar la ley electoral actual y recuperar una previa, la de 1960, que divide a Líbano en pequeños distritos electorales.
  4. Las partes reunidas en Doha han acordado que no recurrirán a las armas para conseguir fines políticos. Esta es una victoria para la mayoría, ya que se tratará la cuestión de las armas de Hizbulá. Sin embargo, yo no lo veo, ya que se tomó la misma decisión en Taif en 1989 y las milicias fueron solamente parcialmente desarmadas.
  5. El nuevo presidente iniciará un diálogo nacional para discutir los problemas de fondo con los que se enfrenta Líbano.

Hasta ahora bien: el Acuerdo de Doha ha comprado tiempo para los libaneses, los árabes y la comunidad internacional en general. A sursis, como dirían los franceses, hasta las elecciones parlamentarias en Líbano en primavera de 2009. Por entonces tendremos un nuevo morador en la Casa Blanca y las perspectivas, si las hay, de un posible acuerdo regional serán más claras.

¿Por donde caerá el Humpty Dumpty libanés? Primero, habrá muchas discusiones entre las facciones libanesas acerca de la futura composición del gobierno nacional de unidad. Segundo, Hizbulá no va a soltar sus armas así como así. La milicia chií-partido político también usará el tribunal especial creado por las Naciones Unidas para investigar el asesinato de Rafiq al Hariri con el fin de paralizar al gobierno. Por último, está la relación turbulenta y plagada de crisis con Siria. ¿Qué pasará si los actuales amagos de paz entre Siria e Israel siguen sin tener un resultado concreto? ¿Qué pasará si los norteamericanos o los israelíes atacan las instalaciones nucleares de Irán? ¿Qué pasa con la situación permanentemente crítica tanto en Irak como en Palestina?

Los libaneses disfrutarán de un verano tranquilo, y harán algo de dinero, pero su futuro sigue siendo turbio, en la medida en que su desventurado país sea siempre presa de los cálculos cortoplacistas de todas las potencias, bien sean locales, regionales o globales.

España y El Líbano


LEBANON WINS?

The Doha Agreement regarding Lebanon is a short-term victory of sorts for the Lebanese people. The Qatari leadership deftly used their regional and global connections to help bring about this agreement. Certainly, Qatar has filled a void left by the absence of the Bush administration that limited itself to issuing various statements calling for calm in Lebanon. As for the EU, especially France, Italy and Spain, they decided to stay on the sidelines concerned by the fate of their peacekeeping troops operating within UNIFIL.

Throughout its recent history each time the balance of power was affected Lebanon’s various sects have resorted to arms. This was exemplified by the civil war between 1975 and 1989. During the various previous settlement attempts –the Geneva-Lausanne reconciliation conference in 1983 and the Taef accord in 1989-Lebanon’s major issues remained the same: power sharing, constitutional, political and socioeconomic reforms, strengthening of the central authority and state sovereignty, and Lebanon’s regional role and its relations with Syria, Iran, and the Arab-Israeli-Palestinian conflict.

Here are the major points of the Doha Agreement:

  1. The Lebanese parliament shall convene to elect Lebanese Army commander General Michel Suleiman as President of Lebanon. This will take place this coming Sunday. Ironically, this is the third head of state to come from the ranks of the army. Suleiman was preceded by General Fuad Shehab and General Emile Lahoud. The army is the last cohesive institution in Lebanon
  2. A national unity government of 30 members shall be formed including the ruling coalition and the opposition. Here Hezbollah and its allies have scored a major point as they obtained veto power (“blocking third”) over major government decisions.
  3. Get rid of the current electoral law and re-adopt a previous, 1960 law that divides Lebanon into small electoral districts.
  4. The parties in Doha have agreed that they will not resort to weapons to achieve political aims. This is a victory for the majority as the issue of Hezbollah’s weapons will need to be discussed. However, I do not see this happening as the same decision was taken in Taef (1989) and the militias were only partially disarmed.
  5. The newly elected president will initiate a national dialogue to discuss the basic issues facing Lebanon

So far so good: The Doha Agreement has bought time for the Lebanese, the Arabs, and the international community at large. A sursis as the French would say until the parliamentary elections in Lebanon in spring 2009. By then we will have a new resident in the White House and the prospects, if ever, for a possible regional settlement will be clearer.

Where will the Lebanese Humpty Dumpty fall again? First, there will be a lot of wrangling between Lebanese factions on the future composition of the national unity government. Second, Hezbollah will not easily relinquish its weapons. The Shiite militia-cum-political party will also use the UN created special tribunal to investigate the assassination of Rafiq al Hariri to paralyze the government. Last but not least there is the troubled and crisis-ridden relationship with Syria. What will happen if current peace noises between Syria and Israel remain without any concrete results? What will happen in case of a U.S. or Israeli attack against Iran’s nuclear facilities? What about the festering situation in both Iraq and Palestine?

The Lebanese will enjoy a peaceful summer and make some money, but their future is still murky as their hapless land is always a prey to the short-sighted political calculations of local, regional and global power

Spain and lebanon

1 comentario

Archivado bajo Hezbollah, Líbano, Oriente Medio, Palestina, Siria

Una respuesta a “¿Gana Libano? / Lebanon Wins?

  1. Jesús García

    Me quedo con la reflexión final “presa de los cálculos cortoplacistas”… mientras el pueblo libanés no sea el principal interés de los “líderes” cualquier acuerdo resultará complicado.

    Además, a estas alturas del proceso resulta complicado encontrar partes independientes con la autoridad y la decisión para defender, por la fuerza si fuera necesario, un proceso de mediación real que obligue a negociar a las muchas partes implicadas.

    Hay tantos intereses que conciliar, que parece muy difícil que las diferentes partes sean capaces, por si mismas, de ponerse de acuerdo en algo; es por eso que creo que es necesaria una mayor presencia internacional neutral, creo que ayudaría a transmitir la idea de que alcanzar un acuerdo no es opcional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s