Bombas de racimo / Cluster Bombs

 

El 30 de mayo, más de 100 países representados en Dublín adoptaron un tratado que prohíbe el uso, desarrollo, producción, adquisición o almacenamiento de cualquier tipo de municiones de racimo contra civiles. Las bombas de racimo son armas potentes que se abren a medio vuelo, esparciendo de forma aleatoria docenas o cientos de submuniciones individuales por una gran extensión geográfica. 

El tratado es la culminación de un proceso que empezó en febrero de 2007 cuando 46 gobiernos se reunieron en Oslo, Noruega, para apoyar una iniciativa del gobierno noruego de firmar un nuevo instrumento que fuese legalmente vinculante. Países que almacenan y usan bombas de racimo caso de EE.UU., Rusia, China, India, Brasil, Pakistán o Israel, no asistieron a la reunión de Dublín. 

Durante la guerra del verano de 2006 contra Hizbulá, y según fuentes de las Naciones Unidas, Israel lanzó alrededor de un millón de bombas sobre Líbano, de las que un 40% no explotó. Estas bombas de racimo están repartidas por muchas ciudades, pueblos y campos de sur de Líbano. Desde que terminó la guerra, más de 256 civiles libaneses y 51 miembros de las Fuerzas Armadas Libanesa o de FINUL han fallecido o resultado heridos por culpa de estas bombas. 

Una vez finalizada la guerra, se inició una gran operación de despeje en el sur de Líbano con la ayuda de equipos del Centro Coordinador de las Naciones Unidas para la Acción contra las Minas (UNMACC), de FINUL y las Fuerzas Armadas Libanesas. Los israelíes suponen un importante obstáculo para alcanzar estos fines, ya que se niegan a entregar a la ONU los mapas que muestran la ubicación de las bombas. 

España, a través de su contingente dentro de FINUL, ha participado muy activamente en la operación de despeje de las bombas de racimo. La ayuda española incluye una financiación anual por valor de 3 millones de dólares. Ayer, el embajador español en Líbano, Miguel Benzo Berea, confirmó la nueva aportación de un millón de dólares más por parte de su país para financiar a los equipos que están despejando las bombas de racimo del sur de Líbano. 

El tratado de Dublín demuestra como “el poder de la lógica puede arrebatar a la lógica del poder”. En la necedad de la guerra son siempre los civiles los que pagan el precio. La prohibición de todo tipo de arma debería ser el empeño de la raza humana. ¿Qué tal si se prohíbe la guerra misma como una forma de resolución de conflictos? ¿Es hacerse ilusiones? 

http://www.maccsl.org/reports/Leb%20UXO%20Fact%20Sheet%204%20November,%202006.pdf 

 

CLUSTER BOMBS 

On May 30, more than 100 countries meeting in Dublin, adopted a treaty banning the use, development, production, acquisition, and stockpiling of all kinds of cluster munitions against civilians. Cluster bombs are large weapons that open in mid-air and randomly scatter dozens or hundreds of individual sub munitions or “bomblets” over a large area.

The treaty is the culmination of a process that began in February 2007 when 46 governments met in Oslo, Norway to endorse a call by the Norwegian government to conclude a new, legally binding instrument. Countries that are major stockpilers and users of cluster bombs such as the United States, Russia, China, India, Brazil, Pakistan and Israel did not attend the Dublin talks. 

During its summer 2006 war against Hezbollah and according to United Nations sources, Israel dropped about one million bombs on Lebanon 40 percent of which did not explode. These cluster bombs are scattered in many towns, villages and fields in South Lebanon. Since the end of the war more than 256 Lebanese civilians and 51 members of the Lebanese Armed Forces and UNIFIL forces have died or suffered from injuries. 

Since the end of the war a major clearance operation was initiated in South Lebanon with the help of teams from the United Nations Mine Action Coordination Center (UNMACC), UNIFIL, and the Lebanese Armed Forces.  A major hurdle facing this operation is the Israeli refusal to provide the UN with maps where bombs were dropped. 

Spain, through its UNIFIL contingent, has been very active in helping with the cluster bomb clearance operation. Spanish help include a yearly funding for 3 million dollars.  Yesterday, Spanish Ambassador to Lebanon, Miguel Benzo Berea, confirmed his country’s new contribution for one million dollar to fund teams involved in removing cluster bombs in South Lebanon. 

The Dublin treaty demonstrates how the power of logic can defeat the logic of power. In the folly of war it is always the innocent civilians that pay the price. Banning all kinds of weapons ought to be the focus of humankind. How about banning war itself as a means of resolving conflict? Wishful thinking? 

http://www.maccsl.org/reports/Leb%20UXO%20Fact%20Sheet%204%20November,%202006.pdf 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Bomba a racimo, FINUL, Fuerzas españolas, Hezbollah, Israel, Líbano, Oriente Medio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s