¡EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA! / Independence Day !

 

El 22 de noviembre es el día nacional de Líbano. Ha pasado tiempo desde que los libaneses pueden celebrar este importante día en paz. Como niños solíamos despertarnos y esperar ansiosamente para ver el desfile militar en la televisión y disfrutar de un día de descanso. Sin deberes de los que preocuparse y un poco de diversión bajo la bandera con el cedro. 

En esta ocasión me gustaría compartir con vosotros un famoso poema escrito por uno de los genios globales de Líbano,  Gibran Khalil Gibran, autor del todavía ampliamente leído libro El Profeta

Compadeced a la nación… 

Compadeced a la nación que está llena de creencias y vacía de religión.

Compadece a la nación que lleva una ropa que no teje, que come un pan cuyo trigo no cosecha,

Y bebe un vino que mana no de su propio lagar. 

Compadeced a la nación que aclama al matón como a un héroe, y que considera pródigo al resplandeciente conquistador.

Compadeced a la nación que desprecia una pasión en su sueño,

aún se somete en su despertar.

Compadeced a la nación que no levanta su voz sino cuando camina en un funeral, no se jacta excepto entre sus ruinas,

Y no se rebelará sino cuando su cuello se encuentra entre la espada y la pared.

Compadeced a la nación cuyo jefe de estado es un zorro,

Cuyo filósofo es un malabarista,

Y cuyo arte es el arte del remiendo y la imitación.

Compadeced a la nación que da la bienvenida a su nuevo gobernador con trompetas y lo despide con abucheos,

Y vuelve a dar la bienvenida a otro con trompetas de nuevo.

Compadeced a la nación cuyos sabios enmudecen con los años y cuyos hombres fuertes todavía están en la cuna.

Compadeced a la nación dividida en fragmentos,

cada fragmento denominándose a si mismo nación. 

De El Jardín del Profeta (1933) por Gibran Khalil Gibran

 

 

INDEPENDENCE DAY!

 

November 22 marks Lebanon’s national day. It has been quite a while since the Lebanese could celebrate this important day in peace. As kids we used to wake up and anxiously wait to watch the military parade on TV and enjoy a day of respite. No homework to worry about and a bit of fun under the flag with the cedar. 

On this occasion I would like to share with you a famous poem written by one of Lebanon’s global geniuses, Gibran Khalil Gibran, author of the still widely read book The Prophet.

Pity the nation … 

Pity the nation that is full of beliefs and empty of religion.

Pity the nation that wears a cloth it does not weave,

eats a bread it does not harvest,

and drinks a wine that flows not from its own wine-press.

Pity the nation that acclaims the bully as hero,

and that deems the glittering conqueror bountiful.

Pity the nation that despises a passion in its dream,

yet submits in its awakening.

Pity the nation that raises not its voice save when it walks in a funeral,

boasts not except among its ruins,

and will rebel not save when its neck is laid between the sword and the block.

Pity the nation whose statesman is a fox,

whose philosopher is a juggler,

and whose art is the art of patching and mimicking.

Pity the nation that welcomes its new ruler with trumpetings,

and farewells him with hootings,

only to welcome another with trumpetings again.

Pity the nation whose sages are dumb with years

and whose strong men are yet in the cradle.

Pity the nation divided into fragments,

each fragment deeming itself a nation.

From The Garden of the Prophet (1933) by Gibran Khalil Gibran

 

Deja un comentario

Archivado bajo Gibran Khalil Gibran, Líbano, Oriente Medio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s